Central térmica de Aboño, Gijón

La compañía EDP buscaba realizar una mejora sobre la Central térmica de Aboño con el objetivo de Alcanzar los 1.200 MW de potencia, y para ello contrata un grupo de ingenieros.

Nuestra labor, siendo el grupo de ingenieros, era proponer dicha mejora e intentar aproximarnos lo máximo posible a la potencia requerida por EDP.
Primero se realizó un análisis de las principales partes que tiene una central térmica, para ello se tuvieron en cuenta las directrices marcadas por el Documento de referencia sobre las mejores técnicas disponibles en el ámbito de las grandes instalaciones de combustión, recogida como una de las Mejores Técnicas Disponibles (MTD) de la Directiva 2010/75/UE de emisiones industriales.

A continuación se especificaron las condiciones actuales de la Central de Aboño; por ejemplo saber que una parte del carbón que utiliza como combustible viene de otras zonas de Asturias, y otra parte es importado. También es necesario saber que la central está compuesta por dos unidades, la primera genera 365,5 MW y la segunda 556,2 MW, lo que supone una potencia total de 921,7 MW.

A partir de las MTD’s no solo se explica cómo funciona la central, si no que se realizan una serie de propuestas para incrementar la eficiencia de la central, y con ello alcanzar la potencia requerida. Las propuestas son las siguientes:

  • Mejorar la eficiencia térmica del ciclo
  • Mejorar la eficiencia del combustible
  • Mejorar la eficiencia de la caldera
  • Sustituir el ciclo Rankine por el ciclo combinado
  • Realizar un cambio de turbinas
  • Mejorar la eficiencia del ciclo de Rankine

Para comprobar si estás propuestas daban la potencia requerida, se utiliza el programa Cyclepad, que permite analizar la conversión de calor en trabajo a través de Ciclos de Potencia.

Finalmente, solo el ciclo que aumenta la temperatura de recalentamiento del agua y el caudal de la masa consiguen superar con 1.214,144MW los 1.200 MW que la compañía EDP solicitaba.

De esta manera el proyecto consiguió un resultado satisfactorio, en el que incluso se estudió la sustitución de las tuberías para poder resistir las nuevas condiciones. Como ingenieros debemos ser capaces de conseguir el objetivo que la empresa nos marca, buscando siempre el mejor resultado con la mínima inversión posible.