Conclusiones mesa redonda: "Las nuevas profesiones de la economía digital"

El pasado 18 de mayo tuvo lugar en el campus de Alcobendas de la Universidad Europea la mesa redonda titulada "Las nuevas profesiones de la economía digital".

El acto tuvo un gran éxito de asistencia, se pudo seguir tanto presencialmente como en streaming, y llegó a ser trending topic en Madrid y en sexto lugar en España. No era para menos...

Las figuras más relevantes del sector se reunieron para responder a las preguntas que suscita el nuevo escenario de transformación digital de las compañías y los nuevos perfiles profesionales que han surgido: ¿Se trata de una moda, o estas profesiones han venido para quedarse? ¿Responde la formación universitaria española a estos nuevos perfiles? ¿Es necesaria una formación distinta a la tradicional?

En palabras de Miguel González Navarro, director de la Escuela de Arquitectura, Ingeniería y Diseño de la Universidad Europea de Madrid, "probablemente dentro de diez años estaremos hablando de otras nuevas profesiones que den servicio a tecnologías todavía por desarrollar. Si España no se adapta rápidamente a esta imparable transformación digital, nuestras empresas perderían competitividad de un modo alarmante ya que, al contrario de lo que ocurrió en otros cambios previos, la transformación digital afecta a todos los sectores. Probablemente nuestro modelo productivo, apoyado fuertemente en el turismo y los servicios, no sería sostenible".

Miguel González Navarro introdujo cómo el sistema universitario español debía afrontar estos cambios: "el modelo que se ha implantado hace tiempo en otros países de nuestro entorno es el que plantea titulaciones con un carácter mixto, como el científico de datos (Data Scientist) que combina conocimientos de matemáticas, informática y empresa, o el gestor de proyectos digitales que aúna destrezas básicas del mundo de la informática y del de la empresa. Estas titulaciones incluyen un nivel suficiente de aprendizaje técnico pero a la vez permiten a los profesionales entender las necesidades técnicas que tiene la empresa, rompiendo el clásico aislamiento entre técnicos y gestores".

Iñigo Amoribieta, CEO de La Nevera Roja, habló sobre las peculiaridades en España, donde al ver la formación en habilidades como programación en niños pequeños, parece que España se está quedando atrás frente a países como China, EEUU o Reino Unido.

Ante la pregunta de qué le pediría a la formación universitaria, Iñigo comentó dos cosas: una formación teórica completa en el área que se está estudiando, y luego habilidades actitudinales para enfrentarse al entorno cambiante y competitivo. Tras 10 años trabajando en aspectos que no existían cuando salió de la carrea, nadie mejor que Iñigo para conocer la velocidad de cambi de este sector.

Juan Gascón, director de servicios y contenidos digitales, I+D+i e internacionalización de AMETIC, que lidera la iniciativa europea “e-Skills for Jobs” en España, habló de que los cambios digitales han traido consigo la posibilidad de que cualquiera pueda crear una empresa desde su casa, ya que la tecnología está ahora mucho más a nuestro alcance. 

Sobre los retos que se presenta a la formación universitaria, Juan Gascón destacó que es necesario, ahora más que nunca, salir del espacio de comfort, porque los tiempos van a una velocidad de vértigo, y se corre el riesgo de que la formación no reglada supere a la formal. Para ello, los profesores tienen que estar muy cerca de lo que las empresas demandan, estrechar la relación entre ambos, y es fundamental que los alumnos "aprendan a aprender". La universidad tiene que fomentar el aprender a pensar de forma diferente.

Stephane Levesque, CEO de TICjob, habló del equilibrio que tiene que tener la formación universitaria entre teoría y práctica, pero  insistió en que hacía falta enseñar a pensar por uno mismo.

Luis Miguel Rosa, CEO en CIONet, resaltó la importancia de formar en dinamismo, transversalidad y emprendimiento. Lanzó una interesante reflexión sobre que las metodologías sólo son necesarias cuando faltan las actitudes en las personas, y que teniendo las actitudes, las metodologías pierden valor. 

Marta Muñiz, directora de Impact Business School, destacó que desde la metodología Impact estaban enseñando a los alumnos a enfrentarse al entorno dinámico de la realidad empresarial. 

Las capacidades académicas, destacó Marta, son solamente parte de las capacidades necesarias, ya que se da el caso de que al acabar la carrera, muchas de las cosas que diste ya se han quedado obsoletas

En conclusión, todos los ponentes destacaron que las habilidades que se requerían eran las más clásicas, pero que ahora más que nunca cobraban importancia: adaptación al cambio, creatividad, trabajo en equipo, mente abierta, superar el miedo a equivocarse, capacidad de esfuerzo... 

Estos son los retos y las respuestas de unas figuras fundamentales en la visión del futuro que se presenta. Un privilegio contar con ellas en esta mesa redonda.