ESTACIÓN INTERMODAL EN LA CIUDAD DE VITORIA

La     ciudad     de     Vitoria-Gasteiz     es     un     referente,     para     el     resto     de     ciudades

españolas,     en     el     campo     de     la     ordenación,     tanto     urbana     como     en     la     política     de    

transportes     teniendo como     máximo     objetivo     hacer     de     esta     ciudad     un     lugar    

agradable    donde    vivir.    La    unión    entre    el    crecimiento    urbanístico    controlado    y    una    

política    de    transportes    coherente    busca    alcanzar    grandes    cotas    de    optimización    en    

el    transporte,    principalmente el colectivo.    

De     ésta     idea     nace     éste     proyecto.     Como     la     conexión     urbana     entre     los    

diferentes     barrios     de     la     ciudad     se     encontraba     bastante     bien     desarrollada     nos    

enfrentábamos     a     otro problema,     la     conexión     interurbana     de     la     misma,     es     decir,    

unir     eficientemente     la     ciudad     con     el     resto     del     territorio.     Para     ello     se     realizó     un    

análisis    de    la    encuesta    de    movilidad    (Movilia    06)    del    Ministerio    de    Fomento    con    el    

objetivo    de    determinar    la    zona    más    óptima    para    la    localización    del    proyecto.        Una    

vez    identificada    la    localización    más     favorable    para    el    intercambio    modal    pudimos    

entender,    mediante    un    análisis    más    detallado    de    la    encuesta,    que    el    modo    y    tipo    de    

transporte    para    el    que    iría    destinado    el    diseño    de    la    estación    sería    el    de    autobuses    

interurbanos.

En    éste    punto    ya    sabíamos    la    localización    más    óptima    de    la    estación    y    a    qué    

tipo    de    transporte    iría    enfocada.

Ahora     llegaba     el     turno     del     diseño     de     la     misma.     Como     la     localización     más    

óptima     era     el     Barrio     de    la     Estación     y     por     encontrarse     éste     en     pleno     centro     de    la    

ciudad    y    no    disponer    de    parcelas    adecuadas    para    la    construcción    en    superficie,    se    

optó    por    proyectar    una    estación    subterránea,    al    estilo    de    los    intercambiadores    de    

autobuses     interurbanos     de     la     ciudad     de     Madrid,     justo     debajo     de     la     plaza     de     la    

estación    de    tren    de    la    ciudad.    

El     diseño     de    la     estación    intermodal     subterránea     sigue     un     patrón    lineal     ya    

que    la    planta    libre    de    edificaciones    guarda    estas     formas. La    conexión    de    la    vía    de    

acceso    de    los    autobuses    presenta    un    gran    reto    pues    se    ha    de    excavar    un    túnel    bajo    

las    vías    férreas    para    lo    cual    se    recomendó seguir    el    método    de    la    hinca    de    cajones    

fabricados    in    situ    pues    reduce    al    máximo    las    afecciones    que    la    construcción    de    un    

túnel     convencional     provocaría     en     las     vías     férreas     y     en     su     uso.     Para     el     túnel     de    

salida    se    optó    por    el    diseño    de    un    falso    túnel.     La     estación     cuenta con     13    

dársenas    para    uso    cotidiano,    3    dársenas    de    regulación    y    1    de    mantenimiento. Las    

dársenas    de    uso    cotidiano    están    repartidas    en    dos    islas,    donde    los    usuarios    podrán    

esperar     cómodamente,     conectadas     superiormente     mediante     escaleras     a     una    

edificación     que     hace     las     funciones     de     punto     de     encuentro     y     distribución     de    

pasajeros.    Dicho    edificio    se    encuentra    en    planta    calle,    ocupando    el    lado    oriental    de    

la     plaza,          es     diáfano     en     su     interior     y     con     las     puertas     de     acceso     al     mismo     en    

disposición     irregular     (no     simétricas)     buscando crear     un     amplio     espacio     cubierto    

que     pueda     albergar     diferentes     usos     comerciales     generando     no     solo     un     flujo     de    

usuarios    de    autobuses    sino    también    de    habitantes    de    la    zona    en    busca    de    ocio    (al    

estilo     de     Príncipe     Pio     en     Madrid).     La     disposición     no     simétrica     de     las     puertas     de    

acceso     al     edificio     genera     que     el     flujo     de     usuarios     lo     crucen     diagonalmente,    

pretendiendo así     que     ninguna     parte     del     edificio     quede     muerta,     es     decir,     se    

rentabiliza    la    mayoría    de    la    superficie    de    la    edificación.

Debido    a    la    existencia    de    las    vías    férreas    y que    estas    al    igual    que    un    río parte    

a    la    ciudad    en    dos,    la    conexión    entre    la    localización    de    la    estación    intermodal    y    la    

Universidad    de    Vitoria    al    otro    lado    de    las    vías    era    una    necesidad. Para     ello     se    

ha    diseñado    una    pasarela    peatonal    que    cruza    las    vías    mejorando    exponencialmente    

la    permeabilidad    de    este    sector    del    territorio.    Dicha    pasarela    consta    de    dos    vanos    

de     25     metros     cada     uno     que     salvan     tanto     la     playa     de     vías     como     las     dos     líneas    

principales.    La    pasarela    será    de    hormigón    pretensado    construida    in    situ.    El    hecho    

de    que    exista    un    andén    intermedio    permite    la    ejecución    de    las    pilas y    del    tablero de    

forma    independiente    sin    afectar    a    la    normal    circulación    de    los    trenes,    evitando    de    

ésta     forma    cualquier    corte    de    la    circulación     férrea.    La    altura    desde    la    vía    hasta    el    

plano    inferior    de    la    pasarela    será    de    8    metros    para    no    dañar    a    la    LAC    (Línea    Aérea    

de    Contacto,    comúnmente    conocida    como    Catenaria).        Semejante    altura    se    salva    en    

los    extremos    mediante    sendos    tramos    de    rampa    que    aseguran    un    cómodo    uso    de    la    

pasarela.    

Con     éste     proyecto     se     ha     dado     respuesta de     forma     satisfactoria     y     óptima     a     los    

problemas    que    inicialmente    se    planteaban.