Félix Benito

fecha
14 de abril de 2013
comparte

Hemos perdido a Félix Benito sintiéndole  luchar tenazmente una vez más contra las dificultades y, como durante toda su vida, poniendo entrega sin límites a sus principios éticos y estéticos.

 

Austero en lo personal, apasionado sobre todo como profesor y siempre volcado al alumno –en el aula, en visitas y  viajes–, tenaz investigador, comprometido en la política municipal y como profesional en la defensa del patrimonio cultural y la ciudad histórica, leal como compañero y  amigo; también tozudo en su lucidez ante la destrucción de valores de la ciudad y los paisajes culturales, solo frívolamente podría considerársele antiguo cuando tantas de sus convicciones están a la cabeza de la contemporaneidad.

 

Comprobé y disfruté de todo ello desde los 80 como profesores de la Escuela de Arquitectura de Valladolid y en su etapa de Concejal de Urbanismo en Segovia, en nuestra Escuela por supuesto, año a año desde 2005 con su activa presencia en todas nuestras Jornadas de Perspectivas Urbanas, en el Congreso Internacional “Más allá de las Ciudades Históricas” de México-2006, en las Jornadas “Valencia y el Mar: el futuro de El Cabanyal” de 2011 encuentros que siempre organizó en forma muy abierta a tantas y tan distintas miradas…

 

Personalmente, mucho tengo que agradecerle a Félix su visita –con Francisco Javier– a mi estudio, hace más de trece años ya, para ofrecerme la incorporación al Departamento de Urbanismo de la Escuela y su insistencia cuando me resistía como un amateur de la docencia; me ha permitido disfrutar aprendiendo a enseñar, una de las cosas más hermosas que se puede hacer en la vida.

 

El vacío que deja Félix como maestro será sentido por todos los que aprendimos –y discutimos– tanto con él, y entre todos hemos de contribuir a convertirlo en un vivo legado.

 

José María García-Pablos Ripoll. Profesor de la Escuela de Arquitectura de la UEM

 

_

 

Querido Félix,

 

tengo en la memoria algunos momentos de coincidencia en la escuela. No demasiados, pero siempre intensos.

 

De la férrea lucha contra la enfermedad, hablaban otros, mientras tú aparecías activo y tranquilo. Aunque sí te recuerdo palabras acerca de tu sobrecogedora historia de generosidad familiar. 

 

Año tras año, algún estudiante sugería tu presencia como invitado en nuestras aulas de Proyectos, cuando había que entender una ciudad o hacerse con un lugar para trabajar. Madrid, Lima, Londres, Sao Paulo, Dhaka. Y Madrid de nuevo. A los que nos aproximamos con mucho respeto a la gran escala y a sus tiempos, nos ha parecido excepcional tu capacidad para interpretar lo urbano y sus fenómenos de historia y complejidad.

 

Hemos tenido ocasión de hablar de viajes y de ciudades. Hemos valorado, apasionadamente, muchos Proyectos Fin de Carrera. Te hemos escuchado clases magistrales y también comentarios que hemos discutido. Siempre ha sido fructífero para todos nosotros. 

 

La pasión que te he conocido en la docencia y en la investigación, tu ambición en los objetivos e incansable entrega al proyecto universitario, permanecerán como una referencia privilegiada.

 

Recordaremos tu optimismo y tu afabilidad constantes, tu mesurada participación en cuestiones de transversalidad, tu profundo saber tan genuinamente universitario, tu talante conciliador, tus convicciones e independencia y tu bondad por encima de las diferencias.

 

Pero sobre todo, tendremos presente, querido Félix, lo mucho que los estudiantes te han querido.

 

eva hurtado_ abril 2013

fecha
14 de abril de 2013
comparte