Gerard Mortier in memoriam

fecha
11 de marzo de 2014
comparte

Gerard Mortier nos trasmitió su pasión por la arquitectura de la música, pero también por la música de la arquitectura. En este sentido, nos contó, más de una vez, con rigurosa precisión uno de sus proyectos más intensos, de calado tanto arquitectónico como musical (y por qué no, político) como la Jahrhunderthalle de la Ruhrtriennale en Bochum.

 

Suscribimos todo lo que se está escribiendo estos días sobre la revolución que ha supuesto en el mundo de la representación musical el talento de Gerard Mortier, pero no porque nos lo hayan contado o lo hayamos leído, sino porque él se lo ha trasmitido personalmente a nuestros alumnos y profesores.

 

Conocimos a Gerard Mortier en 2011, cuando trabajaba en la presentación en Madrid de la opera San Francisco de Asís de Olivier Messiaen. Desde la Escuela de Arquitectura de la Universidad Europea le propusimos participar en un dialogo con Dominique Perrault (arquitecto de la Caja Mágica, primer escenario previsto para la representación), moderado por José Luis Téllez. Aceptó, y todos nos regalaron una velada intensa y única de reflexiones sobre música y arquitectura.

 

Y desde ese momento, Gerard Mortier nos acompañó en el tiempo y la música.

 

Introdujo a nuestros alumnos en las entrañas del Teatro Real, invitándoles a ver/participar en la producción de distintas operas; Visitó nuestra Escuela de Arquitectura; Impartió una lección magistral sobre historia de los espacios escénicos, desde el teatro de Epidauro hasta la Jahrhunderthalle de la Ruhrtriennale de Bochum, pasando por el Festspielehaus de Bayreuth y su venerado Palais Garnier de París, difícilmente superable.

 

Recordamos con nitidez la brillante y generosa laudatio que hizo hace un año para el Doctorado Honoris Causa por la Universidad Europea de Placido Domingo.

 

Echaremos de menos su alegría, pasión, generosidad y talento. Descanse en paz.

 

 

Miguel Gómez Navarro – Francisco Domouso

fecha
11 de marzo de 2014
comparte