Irene Parra

Propuesta de Antorcha para Madrid 2020

La inspiración de las formas de la antorcha viene de la ciudad de Madrid. Uno de los detalles que he podido observar de la ciudad es que tiene muchísima arquitectura con arcos. Los primeros arcos con los que uno se puede encontrar, en las diferentes entradas a la capital, son la Puerta de Alcalá, el Portillo de San Vicente, la Puerta de Toledo… lo que permite que al entrar a la ciudad, esos arcos están invitando a los visitantes. También hay muchos edificios y lugares conocidos de la ciudad de Madrid que tienen en su diseño arcos como en “la Plaza Mayor”, en la que para entrar en ella es obligatorio pasar por sus arcadas.

La utilización de los arcos en el diseño de la antorcha es como paso para lo que está en el interior. La salida de la pasión que tiene cada uno. Es una unión entre ambas carcasas, la interior y la exterior. Lo que se pretende con el diseño de la antorcha así, es que dé paso a los juegos olímpicos, la antorcha y la llama juntas dan el comienzo, son la abertura para poder transportar a todo el mundo a un evento deportivo mundial. También con esas aberturas de arcos el diseño queda abierto y no se puede esconder nada en la carcasa, casi costillas que sujetan toda la estructura. En el diseño de la antorcha se han realizado 19 arcos y una abertura pequeña por donde saldría el fuego, por lo tanto teniendo 20 aberturas o arcos de unión, refiriéndose así al año en que se realizarían los juegos olímpicos en el 2020. Finalmente la forma un tanto orgánica viene inspirada por parte de la arquitectura de Miguel Fisac y su utilización de formas curvas, y de los parajes naturales de Madrid. Parecía interesante poder combinar las formas orgánicas, descontroladas y naturales, con algo tan calculado como los arcos. Combinar dos opuestos para poder diseñar la antorcha. También el juego de luz y de sombras que crean los arcos es bastante interesante ya que la forma se distorsiona y crea formas nuevas.

La elección del color rojo para la antorcha se debe a que representa la pasión, la vitalidad y la ambición de cada persona, de cada español. También aporta confianza, coraje y una actitud optimista ante la vida. Es esa cosa que cada uno tiene en el interior, esa llama ardiente que empuja a cada individuo a ser como es. La fuerza interior que intenta salir, la pasión que tiene cada uno hacia sus tradiciones, su cultura y su historia. El temperamento español. El fuego tanto de un individuo como de la antorcha es lo que da la vida y da el comienzo.