La importancia de las Prácticas en Empresa en los últimos años de estudio

Bajo diferentes denominaciones (prácticas en empresa, programas de cooperación educativa, prácticum, formación en los centros de trabajo, etc.) las prácticas en empresa han cobrado un peso decisivo en los programas académicos de los estudiantes, hasta el punto de haberse convertido ya en una actividad casi imprescindible para la inserción en el mundo laboral. Las prácticas se contemplan como un elemento esencial –como mínimo, un complemento de gran valor– en la formación inicial que, con vistas al ejercicio profesional, debe proporcionar la universidad, escuelo o instituto.

Los estudios realizados y la propia experiencia ponen en evidencia que las prácticas actúan como una pasarela que facilita al estudiante el acceso a un primer empleo. La proliferación de iniciativas y programas de prácticas ha dado lugar en nuestro país a lá aparición de un auténtico mercado de oportunidades ( inmediatamente anterior al del empleo) para los estudiantes deseosos de un primer contacto con el mundo del trabajo. Posibilidad de completar la formación y posibilidad de acceder a un primer puesto de trabajo, como desembocadura natural de la estancia formativa, son los atractivos principales de las prácticas.

 

¿Qué se aprende a través de las prácticas?

  • Aplicar en un contexto real los conocimientos adquiridos en las aulas y laboratorios universitarios o de los institutos.
  • Completar la formación con conocimientos prácticos adicionales relacionados con las salidas profesionales de los estudios que se cursan.
  • Confrontarse con situaciones complejas e inciertas, tal como se dan en el día a día de las organizaciones; situaciones que permiten abordajes múltiples, situaciones que requieren de aproximaciones interdiscriplinares, de imaginación, de creatividad y de flexibilidad para concebir e implementar las soluciones.
  • Conocer de primera mano, no simplemente de ofrma relatada, los condicionantes presentes acutalmente en el mundo del trabajo: competitividad y calidad, globalización, preocupación por la eficiencia, etc., y las competencias que los profesionales han de poner en juego para triunfar en este medio: correcta administración del tiempo y de otros recursos limitados, capacidad de comunicación y trabajo en equipo, capacidad para la toma de decisiones en contextos de incertidumbre, necesidad de innovar y de actualizar permanentemente los conocimientos, etc.
  • Aprender a "saber estar" y "saber ser", quizás el más valioso de los aprendizajes que proporcionan las prácticas, el más genuino.