Medit_Urban: Mutación y Proyecto en el Espacio_Ciudad Mediterráneo

fecha
14 de diciembre de 2014
comparte

Esta semana queremos destacar el grupo de investigación Medit_Urban “Mutación y Proyecto en el Espacio_Ciudad Mediterráneo”  de nuestra Escuela de Arquitectura.

 

 

 

Marco

- Cambio de paradigma del modelo urbano anterior
- Reducción del proyecto de la ciudad a su “planeamiento”
- Nuevo Plan de Estudios de la Escuela
- Paisaje vs “medio rural”


Campos

- Revisión crítica de los procesos e instrumentos que materializan la ciudad
- Reciclaje de ámbitos turísticos obsoletos
- Reciclaje de protoenclaves urbanos

 

Miembros

Prof. Dr. Ángel Luis Fernández
Prof. Dra. Ana Luengo
Prof. Dra. Eva Hurtado
Prof. Carlos Arroyo
Prof. Eduardo Espinosa
Prof. José María García-Pablos
Prof. Francisco Javier González
Arch. Beatriz Blanco

Ayudantes:
Arch. Álvaro Carrillo, becario del Ministerio de Cultura
Roberto Bouza, estudiante UE
Belén Rodero, arquitecta
Lucía Ciller, arquitecta

 

 

El grupo se constituye en torno a dos reflexiones básicas que conviene recordar para comprender el contenido del proyecto:

 

ESPACIO_CIUDAD

En la confusa realidad con que los tiempos actuales dibujan nuestra actividad diaria casi cualquier afirmación parece temeraria ante lo incierto del territorio en que nuestra sociedad se adentra, navegando permanentemente sobre incertidumbres y cancelaciones del valor de lo conocido. Pero en esta confusión de ideas y soluciones, ante lo impredecible del porvenir, emerge como certeza la condición de lo colectivo como refugio. La asociación con los demás ha proporcionado siempre el mejor marco ante las dificultades. La ciudad ha sido, sin duda, la mejor de las opciones para obtener amparo y oportunidades y será, en los años venideros, de nuevo y con mayor fuerza aún, el lugar de la mejor y más potente manifestación del genio y la capacidad humanos. Pero la ciudad que conocemos probablemente diste mucho de la ciudad que necesitamos. En realidad, la crisis actual viene a manifestar que casi todo en nuestro entorno es inadecuado para el futuro que nos espera y es el resultado de una acomodaticia actitud colectiva en la que la capacidad de crítica parece haberse ausentado, dejando paso a un hedonismo complaciente. La primera condición, por tanto, de cualquier proceso que pretenda diseñar alternativas de futuro es la de cuestionar profundamente lo existente y, en la ciudad, tal cuestionamiento se ha de dirigir hacia una realidad hipercompleja –síntesis de todas nuestras actividades y manifestaciones- en la que el cambio se evidenciará de modo mucho más radical. Por ello hemos buscado la denominación de “espacio_ ciudad” para el territorio de nuestro trabajo, porque más que la fórmula cerrada que implica la sola denominación de “ciudad” se trata de un ámbito que concebimos como territorio abierto. Caracterizado, sí, por lo construido, pero necesariamente abierto en su totalidad a una modificación de carácter global, en la que las relaciones sociales, los vínculos normativos, los mecanismos productivos, los sistemas de abastecimiento, las fórmulas de utilización del medio e incluso el modo de abordar su construcción, lo convierten en un espacio de acción y experimentación.

 

MEDITERRÁNEO

El cerrado y preciso ámbito del Mediterráneo ha permitido la generación de un espacio de relación entre culturas, donde a lo largo de los siglos se han venido produciendo intercambios que han construido entidades políticas, geográficas, sociales y culturales con clara capacidad identitaria desde una perspectiva global. Estas identidades se manifiestan con precisión a través de la organización geopolítica del espacio pero, visualizadas en su conjunto o analizadas cada una en detalle, muestran señas de identidad comunes que provienen de una compartida estratificación de experiencias y de un tránsito permanente entre las diversas orillas. Este tránsito forma parte de la propia naturaleza del espacio mediterráneo, cuyo contenido, por ello, podríamos calificar de propiamente transitivo. Tránsito de pueblos que lo han colonizado y dominado. Tránsito, entre sus orillas, de intercambios comerciales, culturales, etc. Lugar de articulación del tránsito con Asia y América. La convivencia de culturas diversas lo ha configurado también como lugar de conflicto, denominación que no sólo debe recogerse en su acepción negativa, sino también en su significado más experimental, como espacio para el debate y el reconocimiento de las diferencias tanto como de los nexos. Es también lugar en el que se manifiestan todas las escalas de la actividad humana y por lo tanto de la arquitectura. Desde los habitats más ligados al excepcional medio natural que lo conforma, hasta las más sofisticadas manifestaciones urbanas, producto de la riqueza que atesora. Desde fascinantes estructuras territoriales vernáculas, hasta procedimientos constructivos autóctonos que caracterizan su paisaje y sus ciudades. Desde productos de profunda condición histórica, hasta comprometidas experiencias sobre las fronteras tecnológicas actuales. Pero es también, hoy, lugar en el que debe materializarse la mutación desde una cultura universal (la inmediata pasada) hacia una nueva que el actual cambio de paradigma nos permite ya atisbar. En tal ámbito vamos a tratar de comprender esa precisa, compleja y poliédrica realidad, de conocer los fenómenos de transformación en marcha, de catalogar los proyectos de construcción del nuevo espacio_ciudad y de proponer soluciones para los lugares que no encuentren respuestas adecuadas. Para ello emplearemos una sintética instrumentación de los recursos de la arquitectura, la ciencia urbana y las disciplinas que atienden al territorio y el paisaje.

 

fecha
14 de diciembre de 2014
comparte
Este sitio web hace uso de cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio.
Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.