Rut Medina García

L’enfant, creciendo juntos (Proyecto de Fin de Grado)

En los primeros años de vida las necesidades de un niño cambian muy rápidamente. Si al principio necesitamos cuna y cambiador, pronto pasamos a necesitar una cama pequeña, estantes dónde colocar juguetes, y más adelante una cama más grande, más espacio en las paredes, un escritorio… Además del gasto económico que implican tantos cambios, la necesidad de cambiar de mobiliario cada tan poco tiempo es un gasto de recursos.

Si el sistema de mobiliario que compramos al principio es evolutivo y multifunción, nos evitaremos tener que comprar un mínimo de tres sistemas de mobiliario para las habitaciones de los hijos.

A la hora de diseñar un mobiliario para usuarios de 0-18 años es necesario cumplir la totalidad de las normativas en lo referente a la forma, seguridad, materiales utilizados, dimensiones, etc.

  • Simplificando al máximo el concepto de habitación para localizar las necesidades principales.
  • Modularidad de los elementos de forma que potencie la creatividad y el descubrimiento.
  • Las formas tienen que cumplir la ergonomía y la antropometría de bebes, niños, adolescentes y adultos.
  • Calidad de los materiales que asegura la durabilidad a lo largo de los años.
  • Mantener un ciclo cerrado en vez del lineal.
Este sitio web hace uso de cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio.
Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.